Al filmar en vídeo nuestras actividades estamos creando un documento visual del que podemos obtener mucha información sobre el desarrollo de la misma, la actitud de los niños, su interés, su forma de trabajar, el uso de los materiales y la organización de la clase.

 

Es importante cuidar los fondos, a menudo, y si bien el vídeo es generoso, pueden aparecer detalles sumamente cutres: mobiliario deteriorado, murales despegados o vacíos, manchas en la pared. Si eso no se cuida al escoger la situación de la cámara y los niños podemos obtener un efecto contrario que acabe infravalorando la calidad de lo que se está realmente haciendo.

 

Hay que concienciar a los niños para que mantengan una actitud natural y no se empecinen en saludar a la cámara, puede resultar familiar, pero también tedioso. Se les puede indicar que al final habrá un plano en el que deberán saludar. Con ello verán colmadas sus aspiraciones a hooligan de Operación Triunfo.

 

Debemos colocarnos a su altura de trabajo y empezar con planos muy abiertos, descriptivos, que ayuden al espectador a entrar en la situación. Hay un tiempo de imagen que hay que cuidar. Un vídeo es también una narración y es importante darle tiempo al espectador para ponerse en situación.

 

Los planos próximos resultan muy importantes si queremos resaltar el trabajo manual del alumno ya sea para una pieza de plástica, escritura o dibujo. estos planos más cortos o también llamados planos próximos suelen tener un efecto en pantalla interesante pues centran más la atención sobre la tarea. Este tipo de encuadres debemos pensarlos un poco previamente a la filmación.


Ello nos sugiere que aunque muchas veces cogeremos la cámara espontáneamente y nos pondremos a filmar es interesante darle a los temas una estructura de tratamiento que resumiríamos en tres fases clásicas:

 

Presentación: Los planos abiertos y mostrando el trabajo colectivo desde los ángulos más variados del aula.

Nudo: Mostrar lo que se esta haciendo con planos más cortos y concretos. Ahí será importante variar mucho (distintas fases de elaboración, distintos alumnos, es importante mostrar la diversidad de ritmos y formas de trabajar). Es importante ver los distintos momentos según el tipo de tarea.

Desenlace: Podemos mostrar lo realizado si es material o los mejores “productos” de la sesión y acabar con unos planos más medios y familiares que recojan el ambiente al final de la sesión y la recogida de materiales. Un buen final suele ser también la recogida de sus opiniones ante la cámara

Muchos profesores de Grimm tratamos recoger con la cámara actividades muy basadas en la calidad del sonido: canciones, lecturas, cuentos, diálogos. Es necesario cuando el audio en directo es esencial explicarles a los alumnos que el micrófono recoge sonidos que a veces nuestro propio oído no puede captar.

Por ello no se deben arrastrar sillas, ni mesas durante la grabación. En realidad ello es debido a que los micrófonos de las cámaras son omnidireccionales y de escasa calidad.

En esa sesión de filmación, si las condiciones de nuestro trabajo lo permiten (pocas veces) es adecuado usar un trípode que fije la cámara. No obstante hay que tener en cuenta que el trípode debe estar ajustado a la altura de los niños.

 

 

 

- Si te pones a grabar y la cámara no responde, asegurate que el botón de rec no está bloqueado, hay que bajar bien la pestaña , en ocasiones no nos damos cuenta y la cámara no responde. Esto suele ocurrir con las cámaras analógicas.

- Si la cámara no filma el tiempo deseado y el botón rec parece haberse vuelto loco, mira bien en que posición tienes la función grabar. Muchas cámaras tienen diferentes opciones y si alguien la ha cambiado anteriormente, nos podemos volver locos hasta descubrir la anomalía.

- ¡¡Horror!! las imágenes salen demasiado naranja o azuladas, esto es problema del filtro de iluminación (white balance) que no está en la posición correcta. Es decir filmo interiores oscuros con el filtro de sol o al revés.

- Me he quedado sin batería y solo me falta filmar un minuto y no tengo el adaptador. Tranquilo si desconectas la batería durante dos minutos y después la vuelves a conectar, es posible que te funcione ese par de minutos que necesitas. Pero recuerda que solo funciona durante un corto periodo, así que selecciona bien el encuadre

.- En un día de lluvia o en un lugar con mucha humedad la cámara se ha bloqueado y aparece la gotita en el visor. Tranquilo tómatelo con tranquilidad, hay que esperar que la cámara se seque y salga el sol. Pero si estás muy desesperado abre el compartimiento de la cinta y aplica con un secador de mano calor al interior. Pero con mucho cuidado y de forma suave no se trata de freír los componentes.

- Seguimos con los problemas de agua. Si la cámara se ha mojado mucho, es mejor no probar de ponerla en funcionamiento, puedes provocar un cortocircuito en los componentes y la broma del servicio técnico puede ser cara. Lo mejor es abrir la compuerta de cinta sin poner en marcha la cámara y esperar un os días a que se seque bien. Con suerte solo habrá sido un susto.

- En ocasiones la cámara pinza la cinta y provoca su rotura o el bloqueo. Mejor no seguir trabajando con esa cinta y asegurar-se que la cámara funciona correctamente. Si necesitamos esa cinta con urgencia y somos manitas, podemos desmontar la cinta con mucho cuidado, cortar el trozo estropeado y volverla a mostrar. Recuerda que siempre se pierde un trozo de cinta. Atención no pegues la cinta ni pongas celo.

- La imagen sale sucia o con muchas rayas. Es posible que el cabezal de la cámara este sucio. Nunca se debe abrir una cinta y tocarla, solo la grasa de los dedos puede ensuciar el cabezal. Hay cintas especiales que limpian los cabezales, pero no conviene abusar, si el problema persiste llévala a un servicio técnico, hay que hacer una buena limpieza de cabezal.