El vídeo, la imagen en movimiento, vive con la posibilidad de su integración en los sistemas digitales, un auge insospechado hace unos años: en el tiempo de los procesadores de texto.
El vídeo digital ha sido un medio con un único acceso a profesionales de la imagen y presupuestos millonarios.

La puesta en el mercado del standard IEE1394 (Firewire) por varias compañías, Apple y Sony principalmente, junto con el aumento de la capacidad de los discos duros y la velocidad de los procesadores ha propiciado una inusitada expansión de los recursos de video digital.

Ello empezará a poner al alcance de los educadores y formadores de distintos ámbitos : instituciones educativas, mundo empresarial, formadores y profesionales de la comunicación la posibilidad de usar el video digital para su práctica profesional.

 


RECURSO DIDÁCTICO , EXPRESIVO Y COMUNICACIONAL

Partimos de qué educamos para una cultura en la cual, el audiovisual y las TIC, tienen un papel cada vez más relevante. Las tecnologías de la información y la comunicación se han añadido al impacto que los medios de comunicación “tradicionales”, la radio y la televisión, ya ejercían sobre la sociedad.

El multimedia y las posibilidades en evolución continua, llegan al ámbito educativo. Con ellos la imagen en movimiento: el vídeo y los sistemas de generación en 2D y 3D.

¿Un lenguaje “nuevo” para la educación, la formación y la comunicación?

El análisis de estos medios en negativo ha sido, durante décadas, un acicate para qué ,desde las empresas, instituciones educativas y formativas, se tomaran en cuenta, escasamente, las potencialidades comunicativas y expresivas de estos medios. Mientras, la escuela y variados ámbitos de enseñanza han progresado lentamente en el uso y presencia de la imagen en el proceso de aprendizaje.

Nuestros alumnos crecen con una serie de estímulos visuales, contemplan una serie de recursos expresivos, se emocionan con dibujos animados, películas, CD interactivo, consolas. Pero ,verdaderamente, la inclusión del lenguaje audiovisual en el currículo de los centros es escasa.

Introducir la radio o la cámara de vídeo en las aulas, manipular imágenes fotográficas o conocer los procesos de elaboración de estos mensajes, en cualquiera de sus distintas vertientes, fue visto, durante tantos años, como una actividad poco relevante frente a las “asignaturas mayores”.

Únicamente propuestas de expresión y comunicación como los periódicos escolares o el cómic lograban un resquicio curricular por donde colarse como actividades educativas. Estas fueron bien vistas siempre porque “hacían escribir” y obligaban a leer. Esas son algunas de las dificultades actuales:

EN EL PROYECTO GRIMM HEMOS INICIADO UNA SENDA DE TRABAJO

ALREDEDOR DEL VIDEO DIGITAL

QUE EN SUS SUCESIVAS ETAPAS IMPLEMENTA LA HERRAMIENTA EN LAS ESCUELAS,

EN LA PRÁCTICA DE LOS PROFESORES Y EN LA DE LOS ALUMNOS

REVOLUCION EN LA EDUCACIÓN

Cuando hablamos de revolución digital hablamos de re-evolucionar la forma de trabajar en los distintos campos docentes y de formación. Estamos es una fase de introducción de las TIC en el mundo formacional y ello comporta ilusiones, sobresaltos y descubrimientos. En ese camino iremos construyendo criterios y conocimientos que nos ayudaran a formular bases de trabajo.

Sin ser apocalípticos podemos constatar que el progreso de las herramientas digitales es incesante, tanto que no da tiempo a experimentar las posibilidades de un producto cuando alguno nuevo le sustituye.
No obstante si en nuestra práctica docente hemos comprobado qué determinado tipo de recurso (libro, casette, video, lámina, Cd, dibujo, salida,…) sigue siendo válido para facilitar la investigación y la construcción de hipótesis, el interés por el estudio y en definitiva, la aprehensión de conceptos, lo mismo ocurre con el material multimedia.

Un profesional de la educación o de la formación en el campo de la empresa tiene a su favor el poder escoger el uso de los materiales. En ese sentido las “modas” multimedia también son pasajeras. El cambio será la forma de trabajar, la didáctica y la actitud de los profesionales.

 

 

ESBOZANDO CONCLUSIONES

La aparición del audiovisual en la escuela y en los distintos campos de formación promovió una ola triunfalista sobre sus posibilidades. Lo mismo ocurre con las TIC. Se les confiere un “efecto milagro” que forma parte de la presión social sobre la escuela y los profesionales y son los efectos colaterales del esnobismo y el marketing como salida al fracaso escolar. Citaremos aquí algunas reflexiones:

-Un instrumento no es eficaz por el hecho de ser moderno.

-Un instrumento es eficaz por su adecuación al proceso de enseñanza-aprendizaje.

-La concepción “milagrosa” no resiste ni tan solo un análisis superficial.

-Pensar que el mensaje formativo o didáctico ha de ser más eficaz por el hecho de ser vehiculado a través de una máquina, es tan absurdo como pensar que una clase magistral aburrida lo será menos a través de la pantalla.

-Cuando se considera que la tecnología es motivadora para los alumnos se cae en la contradicción de que cuanto más se usa, menos novedosa resulta.

En síntesis con lo apuntado hasta ahora a la imagen en movimiento le debemos exigir, de entrada, aquellos mismos planteamientos que le exigíamos al vídeo analógico:

-Aprehensión de concepto mediante imagen.

-Retención memorística de un proceso o fenómeno.

-Referente conceptual entendido como palabra-clave.

-Induce a consulta.

-Difunde ideas básicas que remiten a otros conceptos.

-Invita a la revisualización por su calidad estética.

-Sincronicidad entre audio y texto.

-Experiencia subjetiva

A partir de estas reflexiones podemos avanzar una hipótesis que nos oriente en la creación de videos para un proyecto multimedia:

El mundo educativo, en especial profesores y creadores o emisores de contenidos, ha de adecuarse a unos alumnos que han estado moldeados por los medios de comunicación eminentemente audiovisuales en cuanto a gustos, intereses, hábitos de percepción e incluso estructura de sus habilidades mentales.

Su facilidad para las videoconsolas, los juegos de ordenador o la navegación en Internet no los hace más inteligentes, pero, insistimos: la escuela debe investigar como adecuarse a sus nuevas habilidades perceptivas a la hora de plantear el uso y la creación de proyectos que se planteen con el medio vídeo.